June 27, 2018

Getting ready to weave new connections at the Mesoamerican Landscapes Dialogue

David Kramer, ReImagine Impact International

Regionally-unique shared challenges make collaborative action vital to sustainable landscapes across Mesoamerica. This conference will catalyze it.

The upcoming Mesoamerican Landscapes Dialogue is a golden opportunity to connect and learn from landscape leaders and multi-sector leaders across the region. It will be held in Costa Rica, on the campus of the Tropical Agricultural Research and Higher Education Center (CATIE) from July 2 to July 6, 2018. Modeled in large part on the successful African Landscapes Dialogue held in Ethiopia in March of 2017, the event in Costa Rica will be much more than your run-of-the-mill conference. It’s a select group coming together to share advice, devise solutions to common challenges, reframe obstacles into opportunities, inspire one other, and, I hope, discover new ways to collaborate – with a bias toward action. As a co-organizer of the event, it’s been a long road to get here, and I’m beyond thrilled for it to commence.

Weaving networks critical to regional sustainability

Anyone who knows me understands that I’m practically obsessed with collaboration and social learning: a self-professed network weaver. The people and institutions coming together at the Mesoamerican Landscapes Dialogue – some work mostly on sustainable commodities and agricultural supply chains, others focus on forestry or forest restoration, and still others are dedicated to wildlife conservation or biological corridors – all understand the need for collaboration to achieve integrated landscape management.

The author stands in the Xapper Forest, Guatemala.

And as anyone who works with land (or politics, or culture) knows, many issues are unique to the region. Mexico and Central America is a region that, while enduring challenge after challenge, is exceptionally resilient and has among the most diverse arrays of land tenure arrangements and opportunities for local community management available anywhere on Earth. Mesoamerica is also extraordinarily and increasingly vulnerable to climate change-related pressures such as drought, hurricanes, and invasive pests that wreak havoc on entire landscapes. These pressures combine to adversely affect people’s lives in many ways, from food security to shelter to access to markets, and more.

Listening and learning from each other

I’m excited to tackle these challenges and seize upon opportunities at the Dialogue, to help reimagine and reframe ways of working together, and, perhaps more than anything, to learn from the people working day in and day out on the ground, including a select group of women – Ford Foundation grantees who I’ll have the privilege to interview about their expectations and experiences at the Dialogue itself. With this in mind, the Dialogue is just that, a chance for each individual to listen more than talk and to build off others’ ideas and inspiration.

Each of us can consider tough questions ranging from the collective (how can we make a dent in wicked challenges such as climate change, food security, or biodiversity conservation?) to the individual (how can I better utilize my own talents to contribute to optimal landscape management while finding professional fulfillment?).

I’m looking forward to rolling up my sleeves and learning from the diverse experiences of colleagues who will help me to explore and better solidify my own understanding of the history of landscape management in Latin America while focusing together on establishing audacious goals – goals, with concrete action steps, that will simultaneously improve conditions for people, food, and nature in the Mesoamerica of tomorrow. Together, we’ll get to examine the full range of governance needed to realize our full potential – learning firsthand about the role of local communities, unlikely heroes of all types, and examples of courageous leadership from community development councils, grassroots NGO’s, and public sector officials. We’ll consider the role of multi-actor platforms in striving for collective impact in the region and new ways to organize ourselves. My fellow participants and I will consider the challenges and opportunities and propose ways to more carefully consider the role of gender in landscape-level initiatives. And we’ll even get to geek out a bit by learning about the ever-expanding range of innovative rural production systems, tools, methods, and technologies – as well as novel ways for enterprise and entrepreneurship to expand access to markets, investment in landscapes, and sustainable financing to achieve ambitious targets such as large-scale restoration. Further, we’ve shaped the Dialogue to be able to spend a significant amount of time and energy on crafting an action plan and concrete next steps that carry the energy from the event beyond the CATIE campus itself.

Becoming better prepared to be an integrator

As an individual participant, I know I can contribute to the shared knowledge production during the event, but I also have a duty to go out afterwards and cross-pollinate, carrying grains of ideas, seeds of possibility, and inspiration to a variety of other organizations and networks. The Dialogue promises to assure that participants don’t simply just learn “stuff” but come away both inspired and better prepared to be an integrator back home, a critical role in connecting multiple specialties and fostering new forms of collaboration. And, I hope the Dialogue also leads to a variety of strong and weak ties, new people I can count on and help refer others to, as we’re all in this together. Such network magic fascinates me and keeps me going day to day, and it’s why I’m looking forward to what promises to be a fantastic Mesoamerican Landscapes Dialogue this July.

More from David Kramer

Bridging the Gap from the Local to the Landscape in Northern Honduras

Version en español

Tejiendo nuevas conexiones en el Diálogo sobre Paisajes Sostenibles en Mesoamérica

Los desafíos que caracterizan la región de Mesoamérica hacen que la acción colectiva sea esencial para la sostenibilidad de sus paisajes diversos. Ésta conferencia servirá como un catalizador para la colaboración a lo largo de la región.

El próximo Diálogo sobre Paisajes Sostenibles en Mesoamérica es una oportunidad única para conectar y aprender de líderes multi-sectoriales de iniciativas de manejo integral de paisajes en toda la región. Se llevará a cabo en Costa Rica, en el campo del Centro Agronómico Tropical de Investigación y Enseñanza (CATIE) entre el 2 y 6 de julio del presente año . El evento ha sido diseñado utilizando como modelo el Diálogo sobre Paisajes en África, el cual se llevó a cabo en Etiopía en marzo del 2017. El l evento en Costa Rica será mucho más que cualquier conferencia ordinaria porque hay un grupo selectivo yexperimentado que se reunirá para compartir consejos, desarrollar soluciones a los desafíos más sobresalientes, redefinir y transformar los obstáculos hacia oportunidades, inspirar uno al otro, y espero, descubrir maneras nuevas e innovadoras para colaborar, siempre con el deseo de traducir las ideas a lo tangible. Como co-organizador del evento, entiendo que recorrimos un camino largo para llegar a este momento, y estoy muy emocionado para que comience.

Tejiendo redes – una clave para asegurar la sustentabilidad regional

Quienes me conocen entienden que estoy profundamente interesado – casi obsesionado – con los temas de la colaboración y el aprendizaje social: autonombrándome un “tejedor de redes” en las comunidades virtuales y presenciales. La gente y las instituciones que se reúnen en el Diálogo representan una diversidad de temas, varios con sus enfoques específicos. Algunos se especializan en las cadenas de valor de productos agrícolas sostenibles, otros tienen enfoque en la restauración de los bosques o la forestería, y otros se dedican a la conservación de la vida silvestre y los corredores biológicos. Pero todos tenemos algo en común, entendemos la importancia de la colaboración para lograr un manejo eficaz e integrado de paisajes.

Y como sabe cualquiera persona que trabaja con cuestiones de la tierra (o las políticas o cultura), muchos temas tienen un sabor especial, con una relevancia particular a la región. Las regiónes de México y Centroamérica son áreas que, aunque enfrentan constantes retos , muestran una fortaleza y capacidad de superarse y seguir adelante. Mesoamérica cuenta con una diversidad de arreglos y políticas en términos de la tenencia de la tierra, dejando distintas oportunidades para el manejo local y la gobernanza de territorios – entre los más diversos en la planeta. Además, Mesoamérica es cada día más vulnerable a las presiones del cambio climático como sequías, huracanes y especies invasoras, causando daños extremos en paisajes enteros. Estas amenazas combinanadas afectan de manera adversa la vida de las personas de muchas formas – desde la inseguridad alimentaria, daños en las viviendas, hasta limitar acceso a los mercados, entre otros problemas.

Escuchando y aprendiendo de cada uno

Me motiva enfrentar estos retos y aprovechar las diferentes oportunidades que nos presenta el Diálogo para ayudar a redefinir y reimaginar las maneras de trabajar en conjunto como una alianza y quizás más que todo, aprender de la gente que trabaja diariamente con estos temas, con el suelo del paisaje bajo sus pies; incluyendo un grupo destacado de mujeres, seleccionadas por la Fundación Ford para asistir el evento, y a quienes voy a tener el privilegio de entrevistar con el fin de conocer sobre sus expectativas y experiencias en el Diálogo. Vale mencionar que el Diálogo sirve como un espacio para cada asistente escuchar más que hablar y construir algo especial basado en las ideas de otros y la inspiración de estar reunidos.

Podemos cada uno considerar y enfrentar la realidad de algunos interrogantes supremamente difíciles, desde lo colectivo (¿cómo podemos contribuir con nuestro granito de arena ante desafíos tan monstruosos como el cambio climático, la seguridad alimentaria, o la conservación de la biodiversidad?) hasta lo individual (¿cómo puedo aplicar mejor mis propios talentos para contribuir al manejo de un paisaje optimizado mientras que encontramos un sentido de crecimiento y autorrealización profesional?).

Espero con ganas la oportunidad de aprender sobre las experiencias diversas de colegas profesionales quienes me ayudarán a explorar y consolidar mi propio entendimiento y conocimiento sobre la historia del manejo de los paisajes en Latinoamérica, al mismo tiempo que nos enfocamos en establecer metas audaces y ambiciosas – metas con pasos concretos para tomar acciónes que servirán para mejorar de manera tangible, las condiciones para la gente, la alimentación y la naturaleza en la Mesoamérica de mañana. Vamos a poder explorar juntos el rango ancho de maneras de gobernanza necesarias para lograr nuestro potencial, aprendiendo de primera mano sobre el rol de las comunidades locales, héroes de toda clase, y ejemplos del liderazgo de coraje desde los concejos de desarrollo comunitario hasta las ONGs de base hasta las instituciones públicas del gobierno. Consideraremos que el rol de las plataformas multisectoriales es buscar un impacto colectivo en la región y nuevas formas de organizarnos. Entre todos los participantes, vamos a poder considerar retos, oportunidades y proponer formas para considerar con atención especial el rol de género en las iniciativas a nivel del paisaje. Vamos a tener el lujo de ver una cantidad de innovaciones para la producción rural, las herramientas, los métodos y las tecnologías, además de ver formas novedosas para expandir el acceso a los mercados a través del emprendimiento y las empresas, la inversión en los paisajes y financiamiento sostenible para lograr los objetivos de los desafíos de gran escala de restauración forestal. También hemos diseñado un espacio intencional en el Diálogo para poder dedicar tiempo y energía en hacer planes de acción que lleven la intención del evento más allá del campus de CATIE y Costa Rica.

Mejorando mi preparación para servir como integrador

Como un participante individual, entiendo que puedo contribuir bastante a la producción del conocimiento compartido durante el evento; pero también es mi deber después del evento de salir y polinizar, llevando los granos de ideas, las semillas de posibilidad y la inspiración a una variedad de otras organizaciones y redes. El Diálogo asegurará que los asistentes no simplemente aprendan y llenen sus cerebros con información pero, que salgancon mucha más inspiración y ánimo que antes, y con mejor preparación para ser integradores en sus organizaciones y comunidades; un rol clave para conectar a los especialistas y expertos, y criar e incubar nuevas formas de colaborar. A fin de cuentas, espero que el Diálogo estimule una variedad de conexiones fuertes e incipientes, nueva gente con quien puedan contar y puedan conectarse con otros porque todos estamos en esto juntos. Este tipo de “magia de las redes” me fascina y me da energía día tras día, y por eso espero con interés lo que tiene mucha promesa – un fantástico Diálogo Mesoamericano este julio.

 

Más de David Kramer

Bridging the Gap from the Local to the Landscape in Northern Honduras

More From David Kramer

1 Comment

  • Jack Thomas
    July 9, 2018 at 9:49pm

    Nice piece of work, Dave; hope you have a good time at the conference and will share your insights about the outcome.